viernes, 26 de diciembre de 2008

La navidad

Las navidades son una época de regocijo y alegría. Parece que la felicidad se esconde en cada rincón para darnos una sorpresa. En las navidades celebramos, reimos, olvidamos, ¿perdonamos?,... Y eso me molesta, no como al seños Scrouch, me molesta en el sentido de ¿por qué tenemos que desplegar nuestro amor sólo en cuatro días? Así no hay manera. Todo un año queriendo y almacenando, y cuando llega el momento se destapa la caja y sale a presión y se arma la marimorena. Porque ya no recuerdas a quien debías besos y a quien abrazos, a quien le prometiste cariño y a quien quieres con locura. Un lío, vamos, por eso desde aquí, exigo la instauración de unas navidades continuas para que podamos mandarnos palabras bonitas sin que te miren raro y desear todo lo mejor a los que queremos, siempre.

viernes, 12 de diciembre de 2008

mini-reflexión

Las montañas rusas son divertidas, emocionantes, imprevisibles, pero siempre te devuelven al punto de partida. Para avanzar, hay que coger el tren, que es previsible y anticipable, pero constante en dirección y sentido. ¿Pero quien se resiste a un chute de adrenalina de vez en cuando?

jueves, 4 de diciembre de 2008

Y sin embargo, los árboles seguían floreciendo, los pájaros cantando y los minutos pasando.

martes, 2 de diciembre de 2008

si es larga y grampositiva: Anthrax

Hoy lanzo una pregunta al aire, ¿es qué CSI no tiene asesor científico? ¿ni siquiera los guionistas tienen colegas de ciencias para preguntarles? Hablando de eso, son mucho peores los conocimientos de los guionistas de heroes, pero eso es otro tema...
Anoche me quedé tan impresionada de lo buenos que son en esa serie que estuve a punto de llamarles para que me echen una mano al cuello...digo en el laboratorio. ¡Qué control! Miran una muestra directamente al microscopio y dicen: bacteria alargada grampositiva, es Anthrax. ¡cómo no existen bacilos grampositivos en el mundo!
Pero a lo mejor era cualquier otro bacilo o un clostridio o un lactobacilo (si, el de los yogures) o una corinebacteria o un actinomyces o.... cualquiera!!!
Este comentario sólo es fruto de que yo tardo meses en identificar el género de una bacteria y sólo lo logro (y a medias) si me dejan secuenciar directamente, que no creo que no haya nadie tan experto como para dar nombre y apellidos a un microorganismo al primer vistazo. Pero si hubiera alguien, me lo pido pa reyes.

lunes, 1 de diciembre de 2008

La sonrisa se escurrió de su rostro. Todo bañado en lágrimas. ¡Qué fuerza, la de la gravedad!

miércoles, 26 de noviembre de 2008

He perdido

A veces se gana y otras se pierde. A veces, no sabes si has ganado o has perdido, porque es positivo y negativo a la vez. Cuando juegas, sabes que te expones a eso. Es el reto que supone. Lo difícil de entender es cuando pierdes y no sabes que estabas jugando hasta que se termina el tiempo, pero peor todavía es saber, una vez has perdido que estabais jugando a dos juegos diferentes, con reglas diferentes y arbitros subjetivos. Eso es lo chungo, cuando pierdes, sin saber por qué ni cómo, aunque si que sabes el qué.
Pues en cierto sentido eso es lo que me ha pasado a mi, he perdido muchas partidas en estos últimos meses, pero la peor sin duda ha sido la última, que no sé si tendrá revancha o no. Me lo tengo que pensar. Hoy por hoy no creo que merezca la pena, aunque si ya lo he dado todo y he perdido hasta la camisa, no puedo perder más.
Y lo curioso es que para esta partida yo pedí las reglas, pregunté: ¿a qué estamos jugando?, pedía actualizaciones constantes de los resultados...y cuando creí que iba ganando...perdí. De repente las reglas habían cambiado, y sin (casi) darme cuenta elegí la opción errada, la caja vacía. Perdí. Perdimos.

viernes, 21 de noviembre de 2008

Sube y baja

Sube y baja. Sube y baja. Sube y baja. Subir y bajar. Arriba y abajo. Ñiii. Ñiii. Ñiii. Ñiii. Monótono. Aburrido. Repetitivo hasta el extremo. Se sucedían los mismos movimientos, idénticos chirrídos, similares expresiones de júbilo y sorpresa, y calcados diálogos, en un bucle largo e interminable.
Al hombre del sombrero marrón aquella escena le hastiaba. Como observador, sólo era consciente de la pérdida de significado de aquellos gestos y emociones repetidas de forma contínua e infinita. Aquel hombre, que sostenía un periódico sentado en el único banco del parque, no podía apartar la vista de aquella constancia aberrante. No le gustaba la escena. De hecho no entendía el juego: dos niños menudos en un columpio, cuyo único propósito era subir y bajar, subir y bajar,...
Pero pese a todo seguía mirando el monótono vaivén, embelesado. Arriba y abajo, arriba y abajo, arriba y abajo. Miraba las caras resplandecientes de los niños. Arriba y abajo. Escuchaba las exclamaciones de inocente júbilo. Arriba y abajo. Sentía la boba diversión de aquel juego soso y estúpido. Arriba y abajo. Arriba y abajo. Y como si su mente hubiera sido apresada por un hipnotista, como si sus sentidos y acciones le hubieran sido arrebatados, una genuina sonrisa de satisfacción suavizó sus facciones, independientemente de su mente. Al marge de sus ideas. Allí estaba. Iluminando, radiante, la tranquila tarde de otoño.

sábado, 15 de noviembre de 2008

juega

El viento mece las ramas. Ramas jóvenes, verdes, flexibles, llenas de vida, con brotes recientes de la impaciente primavera.
El viento revuelve el cabello de la niña que juega sentada sobre el cesped. La niña que grita y canta, que habla, pregunta y no calla. El sol acaricia la piel de la niña inquieta y llena de energía, energía concentrada en un cuerpo diminuto. La niña juega, ajena a la adultez, sentada sobre la mullida hierba en un mundo infantil, un mundo para los niños.
El sol comienza a ocultarse, cae la tarde en esta apacible tarde primaveral, y el viento se enfría al perder la cálida ayuda del astro. Las sombras se alargan hasta fundirse en una única sombra llamada noche. La niña no se inmuta, continúa jugando, sentada, sin frío, sin extrañeza, la niña es feliz en aquella pradera, en aquella repentina primavera.

martes, 11 de noviembre de 2008

Aprende bacteriología con CSI New YorK

Para empezar, ni se os ocurra, pero si por casualidad estais viendo algun capitulillo de la serie (que es entretenida no divulgativa), analizar cualquier dato científico que den, porque ayer casi me matan.

Estaban analizando el contenido intestinal de la víctima y encuentran una bactería muy patógena y dice el ayudante del forense:
-Me ha costado mucho identificarla pero es una Brucella listeria, una bacteria muy patógena. Lo que hace es introducirse en los macrófagos y les roba su maquinaria celular, produciendo la mutación de la célula. Luego dirigen a la célula, al intestino y producen infección intestinal.

Y le contesta el JEFE DE LOS CSI:
-¡Claro! Las células del cuero cabelludo tienen la tasa de mutación más alta, por eso el ADN del cabello que encontramos no concuerda con el del sospechoso, porque ha mutado mucho y ahora no coincide ningún alelo.

(NOTA: la víctima y su asesino habían cenado juntos, por eso asumen que van a a tener la misma infección)

¿Quién es capaz de decirme al menos trescientos mil fallos de estos 30 segundos de emisión?


Para empezar no existe Brucella listeria, existe un género de bacterias que se llama Brucella y otro género de bacterias que se llama Listeria. Las primeras son gramnegativas y las segundas grampositivas y, eso sí, ambas son bacilos. Uno de los mecanismos de patogenicidad de Brucella es la capacidad para vivir dentro de las células fagocíticas del Sistema Inmunológico, como los macrófagos, una vez que estos las fagocitan para intentar eliminarlas (así que en esto al menos se han aproximado). Y Listeria es un importante patógeno alimentario (en esto también habían oído campanas).

Pero luego se meten en el espinoso campo de la biología molecular. Apoderarse de la maquinaria celular no tiene porque implicar mutar a la célula, ésto sucedería si los genes de la bacteria se integrasen en el ADN del hospedador rompiendo alguno de los genes funcionales. Y aunque una célula mutara, mutaría ella y sus células descendientes, no todas las células del organismo, y en el hipotético caso de que mutaran todas las células del organismo (o las que se estudian), que mala casualidad que fuesen a cambiar todos los alelos que se utilizan para establecer la llamada huella del ADN, porque si esto sucediera también le tendrían que haber salido tentáculos, sólo por probabilidad.

Aunque a lo mejor era ciencia ficción y algún día podemos modificar nuestro perfil genético padeciendo tan sólo una indigestión.

miércoles, 29 de octubre de 2008

cuento de hadas improvisado

Había una vez...mmmhhh...en un lugar muy lejano (y de nombre desconocido, o por lo menos a mi nunca me lo han dicho, que no es que no quiera acordarme), había un...rey, eso, un rey. Y el rey estaba casado con la reina (seamos originales) y tenían una hermosa hija, la princesa (y para ser originales de verdad) y un príncipe muy valiente de noble corazón.
A ver, ahora tiene que pasar algo...si, ya está, el rey decide que la princesa tiene que demostrar que en un futuro sabrá reinar (porque en este reino no hay ley sálica y las mujeres pueden reinar) y decide plantearle dos problemas a resolver: debe encontrar a un pretendiente digno de ser el rey consorte y debe hallar una fórmula para mantener a los dragones lejos de la torre del homenaje. El segundo asunto lo resolvió rápido, pues aprendió de los campesinos, ya que estos debían mantener alejados a los dragones de los maizales si no querían palomitas de maiz. Colgó de las almenas estraños objetos plateados, bien bruñidos, que reflejaran la luz del sol, para deslumbrar a los grandes reptiles y que no pudieran acercarse sin sufrir un accidente (como explicación absurda puede valer).
Para enfrentarse al primer problema, el de buscar marido, tuvo que enfrentarse a sí misma primero y luego a su madre (que siempre son más comprensivas) y luego a su padre. Porque la cuestión era que tenía pareja (estable) desde hace más de un año, lo único que no cumplía todos los requisitos de su padre (por no cumplir, no cumplía ni uno) pero estaba muy enamorada. Así que se dijo: soy lesbiana, y le dijo a su madre la Reina: soy lesbiana y tengo novia, y le dijo a su padre el Rey: soy lesbiana y ya tengo novia. Ella se respondió, que aquello era lo que era y no podía ignorar su orientación sexual por heredar todo un reino. Su madre le respondió, hay hija mía, ven que te de un abrazo, y ¿cuando me la vas a presentar?, pero la reina le replicó, de todas formas, aunque sea muy buena chica y de muy buena familia, tienes que estar segura de que es lo que quieres porque a lo mejor sólo es una fase, eres joven y tienes que experimentar, pero a lo mejor dentro de unos años encuentrar un buen hombre, ¡si es que tu padre te ha metido mucha prisa!, ay mi niña... Su padre no le contestó, se limitó a mirarla despacio, serenamente, asimilando lo que acababa de oír, pero el rey replicó, te puedes acostar con quien te plazca, pero casarte has de hacerlo con un buen rey consorte hombre.
¿Y ahora qué?, ahora como resuelvo este follón... puede entrar en escena el valiente príncipe para salvar a la princesa, como si fuera un cuento tradicional.
La princesa muy sofocada, cogio el móvil de su alcoba y se sentó en lo alto de la torre del homenaje, donde ningún dragón podría molestarla. Y se quedó mirandó la pantalla negra del aparato decidiendo si debía llamar o no a alguno de sus múltiples pretendientes o debía enfrentarse a su familia y huir. Así la encontró su hermano, que había llegado corriendo, con la rubia melena al viento y dispuesto a salvar a su hermana mayor de cualquier peligro. Cuando la princesa le vio aparecer sudoroso y con las mejillas teñidas por el esfuerzo, no puedo evitar una sonora carcajada que liberó su espíritu de sus tensiones. Y esas malla azules, tan ajustadas y esa pose de ... no podía ser...Hermano, se atrevió a decir al fin, hermano, tienes una pinta de gay, con esos pantalones ajustados y esa melenita. Lo soy, replicó el Príncipe con una mezcla de orgullo y temor. Pues papá nos va a desheredar a los dos, continúo la princesa mientras que seguía riéndose a mandíbula batiente, porque yo les acabo de confesar que llevo más de uño saliendo con Lady Sarah. Si quieres, puedes casarte con mi novio, le ofreció el Príncipe, y yo me caso con tu novia. Y luego vivimos los cuatro en comuna y co-reinamos, coronó la Princesa sin poder frenar las carcajadas. Y comenzaron a reirse tanto, y a tal volumen, que contagiaron a los dragones, al personal del castillo, a los reyes, a los nobles, a los campesinos e incluso a los comerciantes...Y lo que parecía la mayor de las desgracias para el reino, terminó siendo el origen de la libertad y, por ende, fiesta nacional. Y fueron felices y comieron perdices, incluso los dragones.
(a lo mejor el final está pillado con pinzas, pero con estps personajes y los corsés de los cuentos de hada, creo que ha quedado bastante decente)

jueves, 23 de octubre de 2008

El poder del internet

Cada día me asombro más del impacto que tiene internet y la comunicación global en la vida diaria. Siempre ha habido rumores, algunos ciertos, otros infundados, y éstos siempre han derivado en consecuencias. Pero ahora, gracias a internet, los rumores han alcanzado la velocidad de la luz, y crecen exponencialmente a un ritmo vertiginosos y aterrador con el consiguiente aumento brutal de "mutaciones" o pequeñas variaciones que terminan contando una verdad distinta. Por ejemplo, ahora en este periodo de crisis, en cuanto alguien menciona en un foro que tal banco está a punto de caer, la noticia se reparte, y el un par de días a lo sumo todo el mundo lo sabe. Se nota porque cae el valor de las acciones de ese banco. Se nota porque comienza una campaña publicitaria más impactante. Y yo me pregunto, las pérdidas son por los rumores o son porque la gente se cree esos rumores y saca el dinero, no todo, pero cuando el agua suena...
Y ahora sucede con los bancos, pero quien no ha leído mensajes o noticias en periódicos o blogs que denuncian a tal o cual compañía por una práctica no ética o ilegal , y nos lo creemos porque hay una respuesta por parte de esa compañía: publicidad, comunicados, acciones estratégicas que lo desmientan,... O que demonizan a una u otra persona, sea culpable o no, se la condena públicamente, sin darle opción a defenderse, y ya sé que eso siempre ha ocurrido, que es propio de la condición humana juzgar al resto de humanos, pero ahora es brutal. Ocurre una desgracia y en menos de un día hay trescientos (es un decir) blogs de opinión que estudian en plan CSI todo lo ocurrido, desde los testimonios hasta las pruebas que presenta la policía. A mi me impresiona, pero lo que más me impresiona es que le damos credibilidad, y no tenemos ni idea de quien lo ha escrito.
Por ejemplo, alguien ha pintarrajeado el portal de tu casa, y no hay más pruebas del autor que su pseudónimo ininteligible. Te encuentras con la vecina del cuarto y te dice que está segurísima de que ha sido el hijo de la del séptimo porque está en esa edad difícil, y tú piensas que es una mujer aburrida a quien le gusta mucho chismorrear. Pero si tu vecina del cuarto lo publica en un blog titutado: "esto da que pensar" o "mil y una verdades sobre la convivencia vecinal" que tú encuentras por causalidad navegando, entonces piensas, oye, pues a ver si tiene razón y va a ser el chaval éste, porque ahora que lo pienso el otro día no me saludó en la escalera. Quizá sea exagerado, pero quien dice que no haya pasado.
Pero lo que más me ha mosqueado siempre son los correos electrónicos de reenvío que te avisan de que alguien va a poner una bomba en tal sitio o de que hay artefactos explosivos tirados por la calle. Porque puedo entender los móviles de los dos casos anteriores: comerciales, o de presión social para condenar o liberar a alguien. Pero, ¿a quién le puede interesas crear miedo tan irracional? ¿Quién se molesta en manipularnos para que no podamos olvidar a los "malvados" abstractos? ¿A quién le interesa tanto que andemos distraídos?

viernes, 17 de octubre de 2008

Una vez hube creido que mi vida estaba completa, que los naipes que con tanto mimo había colocado estratégicamente para elevar lo que quería que fuera mi vida, estaban fijos y en el lugar adecuado. Entonces, sopló viento, afortunadamente, duró sólo segundos, y tan sólo derribó el último piso. Así que desafiante, volví a ponerlo en pie, y creyéndome invencible levante varias plantas más.
Soplaré y soplaré, y tu casa derribaré, sonreí al recordar el viejo cuento de los tres cerditos. Mi vida está anclada en conocimientos y experiencias, siento que he realizado un gran esfuerzo para estar en el lugar que estoy, y como el tercer cerdito confío en mis cimientos y los sólidos ladrillos y la bien forjada argamasa, pensé para mi, no tengo nada que temer.
Pero llegó un viento fuerte, un huracán, un tornado, un desastre natural que derribó, destruyó, aniquiló, pulverizó toda mi vida. De la bella construcción que había tardado años en poner en pie, no quedaba más que un socavón lleno de cascotes.
Quisiera que esta historia tuviera un final feliz, y que se pudiera extraer de ella alguna moraleja que ayude a algo, pero aún sólo veo el agujero profundo en la tierra seca y sin vida, aún lloro la perdida y aún temo que cualquier viga que intente plantar será arrancada de la superficie.

viernes, 10 de octubre de 2008

Paris en sueños

La noche pasó como un sueño. Durante una noche en blanco visitamos la ciudad del amor, una única noche para una ciudad impresionante. Una noche para descubrir la ciudad de la luz (eléctrica). Un sueño que nos atrapó en una innolvidable vivencia que se hizo humo cuando regresamos a Madrid, debido al sobreesfuerzo al que nos sometimos, pero que vuelve a definirse en nuestros recuerdos ahora que las neuronas parecen haber descansado.

Pues si, la noche en blanco Parisina de 2008 nos fuimos a Paris, sólo esa noche. La cruz, que no supimos ver las actividades de la noche en blanco. La cara: toda la magia de la noche, las calles, las gentes, los pequeños detalles, ...la aventura... Era sábado por la noche y se notaba, estaba lleno de gente que salía por los diferentes barrios, a diferentes citas.

De toda la noche, me quedo con Montmartre, el barrio de los artista, con el mirador que te encuentras si subes en el funicular. Las vistas espectaculares: todo París.

La torre Eiffel es impresionante también. Y el Louvre, bueno la fachada y la pirámide. Y el Arco del Triunfo. Y el Sena. Y Saint-Germain. Y los campos Eliseos.

Ya sólo me falta volver para disfrutar la ciudad: una semana, dos, vivir unos mesecillos... u otra mini-escapada para revivir la emoción de la noche.

jueves, 2 de octubre de 2008

Si volvemos la vista atrás, sólo vemos el pasado.

Si volvemos la vista atrás, sólo vemos el pasado. La frase se le había grabado a fuego en ese rincón de la memoria donde se almacenan las viejas leyendas y las historias de familia. De hecho, formaba parte de una de éstas últimas, o era una de éstas en sí misma. Las circuntancias de aquella frase se habían difuminado a lo largo de los años, al igual que los personajes involucrados. Sólo esa frase había permanecido intacta en los recuerdo de Isabel, desde hacía sesenta años, cuando la escuchó y la interiorizó. Y ahora, estaba a las puertas de esa edad en la que te queda más pasado que futuro. En la que cada año que crecen tus nietos, tu estás un año más cerca de la muerte. Y sin embargo, aquella frase: Si volvemos la vista atrás, sólo vemos el pasado, la reconfortaba, era su talismán secreto ante el irremediable paso del tiempo. Si, se sentía protegida por esas tonta obviedad porque su vida había sido buena y, sobretodo, porque podía recordarla. Su mente no se había deteriorado y podía rememorar muchos acontecimientos que marcaron su historia, no todos, eso era cierto, pero muchos sí. No podía recordar los rasgos de su madre, por ejemplo, pero si se acordaba de como se sentía con ella y de cuanto la quería y de que preparaba la mejor tortilla de patatas del mundo. Y así con muchas otras cosas, muchos otros pasajes de su vida. Por eso era feliz y por eso no sentía miedo de la muerte.

miércoles, 24 de septiembre de 2008

Independizarse: Su primera casa

El documental que vereis a continuación, nos describe con lujo de detalle un aspecto de la vida de los jóvenes altamente desconocido y azaroso: la solución habitacional, comúnmente denominado: vivienda o casa o chabolo o kelly o ...
El director y guionista, que recordarán de otros videos como el video promocional de la 6ª Clásica al cerro o de la mini-serie de animación Goru-Goru, se centra esta vez en la primera vivienda de un joven, describiendo con todo lujo de detalles la recién estrenada morada, como metáfora elaborada y elevada del sentido de la vida, de las necesidades autocreadas y el hiperrealismo y subrrealismo con el que los medios acosan nuestras frágiles mentes.
Protagonizada por un joven actor que podría figurar entre las promesas del cine español, este documental nos introduce en un mundo complejo, y a menudo terrorífico: independizarse.

Guión, Dirección, y Protagonización por Claudio. Le agradezco encarecidamente que me haya dado permiso para mostrar su documental al mundo. Gracias también a las apariciones estelares de "los amigos".


video

miércoles, 17 de septiembre de 2008

una tarde de junio

Tu sudor se desliza por la curva de mi cadera hasta nuestros ombligos, con un breve cosquilleo que me hacía temblar...
La luz se coslaba por las rendijas de la persiana, desencajada, que caía de cualquier manera sobre el alfeizar...
Tus ojos inquietos encontraban estímulo en cualquier detalle y mis ojos ansiosos no eran capaces de barcar aquella pequeña habitación de 6 metros cuadrados...
Fuera, en el jardín, un grupo de abandonados periquitos clamaban en un canto maestral entonado en nuestro honor...
Dentro, en el cuarto, la música provenía de nuestros alientos mezclados y las sonrisas que nos dedicabamos, ahora amorosas, ahora traviesas, ahora sensuales, ahora cariñosas, ahora...
Las manecillas, detenidas, de ese viejo reloj, nos apuraban a detenernos y exprimir los segundos que no podríamos agotar, que seguirían en nosotros, siempre, durante el rato eterno, en el que nuestras manos permanecieran entrelazadas, como en aquella tarde de junio...

martes, 9 de septiembre de 2008

It's better to burn out than to fade away.

It's better to burn out than to fade away (Es mejor quemarse que desaparecer) Neil Young.

Hace poco leí esta frase. Era citada por un importante centro de investigación bioinformática europeo, cuando enumeraba las cualidades que deben tener sus estudiantes de doctorado, como conclusión final. Es mejor quemarse que desaparecer...desaparecer en el olvido. Se refiere a lo duro que tienen que trabajar los investigadores para hacer algo de provecho, las horas al día que deben trabajar, los fines de semana que tienen que invertir, las horas de sueño que olvidar,... hasta estar quemado (en el sentido figurado que usamos en español), y decían que si no estás dispuesto, pues que lo más seguro es que no tuvieras vocación.
Nada más entender su significado, fui a averiguar quien era Neil Young, y según wikipedia es un músico canadiense y director de cine (sí, soy una inculta musical, lo reconozco), que debe ser muy bueno y super famoso. Y como ha conseguido esa fama y esa calidad musical, pues siguiendo su frase (imagino), es mejor quemarte que desaparecer, asi que el hombre se ha volcado en su música y lo ha logrado...
Esta frase se podría aplicar a todos los ámbitos, pero en ciencia, si no lo aplicas no eres capaz de descifrar tus resultados (y aún aplicándolo es dificultoso) y si lo aplicas, vete despidiendo de tu vida...
Personalmente, no creo que sea una elección, si te gusta lo que haces, inconscientemente te vuelcas en ello y gastas las horas y energía que sea necesario, pero como sea algo sin importancia para ti, pasarás por esa faceta de tu vida sin pena ni gloria. Cuando leí la frase me molestó, ¿por qué? Porque me provocó angustia pensar en el sacrificio psicológico que puede suponer, pero a medida que pienso en ella, que le doy vueltas, no la veo tan descabellada. Es, qizá, el precio de la fama o del logro personal.

lunes, 8 de septiembre de 2008

Adios

Justo ahora.
En este momento. En este lugar. Ahora.
Justo ahora.
El viento agita las ramas,
cimbreantes sonajeros verde-amarillentos.
Justo en este momento.
Cuando el naranja del ocaso se torna
magenta y las sombras te envuelven.
Justo en este lugar.
Donde las calles se cruzan
y los balcones observan tras las rejas.
Justo ahora.
Te digo adios, me despido.
Ahora. Adios.

jueves, 28 de agosto de 2008

vacaciones de verano

Desde lo alto de la torre, se atisba el paisaje. Vemos el mar. Vemos las pequeñas ondas que erizan su lisa superficie. Desde lo alto de la torre vemos la impertubabilidad de las aguas centenarias del mar.
También vemos pescadores. Jornaleros que ganan el pan lanzando redes y anzuelos para recoger los tesoros que esconde el océano. Pescadores tan pacientes y serenos como su fuente de abastecimiento.

A lo lejos se ve otra torre, una torre de piedra y sal, construida por el mismo mar que la quiere derribar. Es una torre grandiosa con estancias decoradas al estilo de Anfítrite y con vistas al imperio de Poseidón. Salones luminosos electrificados por el azul de este lugar.Y el tesoro mejor guardado, una pequeña joya en la que gozar. Con aguas cristalinas y límpidas, refulgentes aún en días nublados, aguarda una pequeña cala. Rocas que se desmenuzan en fina arena y mullidas camas de algas para reposar. Esto son las habitaciones privadas: silencio, intentemos no molestar.

Pues nada chicos, aqui he pasado mi verano, hotelazo de lujo, ¿qué no?

viernes, 15 de agosto de 2008

un sueño

La situación era perfecta. Los muebles. La música. La comida y la bebida. La gente era fantástica: sociable, agradable, educados, amables, con dosis equivalentes de dulzura e ironía. Mi vestido era espectacular, de seda negra, entallado, con un escote que dejaba entrever y unos taconazos que ensalzaban mi figura. La escalinata por la que bajé y los rostros que besé. Los comentarios compartidos y el tintinear de las copas en los bridis espontáneos. Todo era perfecto. Todo era demasiado perfecto. Pensé que era fantástico y lo estropee. La luz se apagó, pero algo deslumbrante nos iluminaba desde la cocina. Una gran llamarada se asomaba por la puerta oscilatoria. La gente tan perfecta se asustó, olvidando los modales, y como una manada enloquecida comenzó a correr hacia algún lugar que a mi no me parecía la salida. Y yo corría, en pos de ellos, guiada por la locura de la estampida. Sin embargo, y pese a la confusión, pude apreciar la magnificencia del fuego que acababa de escapar y comenzaba a invadir el salón. Las llamas se elevaban hasta el techo abobedado que nos cubría. El humo ennegrecía las flamantes pinturas y las paredes de estuco que los sostenían. Era un fuego silencioso y aterrador. Era un fuego frío sobre la madera caliente del parqué. En la calle, a lo lejos, se oía la sirena insistente de los bomberos, cada vez más cerca, más cerca, más cerca...hasta despertarme. Fue un sueño increíble y... perfecto.

jueves, 7 de agosto de 2008

Súplicas al mar

Súbitamente, cuando el mar se negó a concederle la calma largamente suplicada, la mujer se puso en pie:

- ¡Lo necesito! – gritó rasgando el aire con sus palabras

El viento dejó de soplar. Las nubes, expectantes, se detuvieron.

- ¡Necesito un descanso! ¡Necesito que me dejes pensar! – continuó la mujer con un volumen que disminuía al quebrársele la voz antes de salir de la garganta.

La mujer calló, pues todos estaban atentos excepto el mar que continuaba imperturbable con su vaivén melódico e hipnótico. Todos atentos, pero ninguno entendía excepto el mar, que muchas otras veces lo había vivido. Siempre la mujer clamaba, un día por ser deseada y al siguiente, por ser liberada. Siempre la mujer clamaba por obtener una alternativa que no existe, un término medio no definido. Siempre la mujer intentaba engañar al mar con hábiles tretas y juegos de seducción para no caer rendida. Siempre sus resultados eran vanos pues las aguas de la orilla devolvían los intentos con el doble de intensidad y siempre, la mujer, terminaba muriendo de amor arrodillada frente a una gran ola que chocaba estrepitosamente en la tibia arena.

- He soñado un futuro idílico que no conseguiremos. He soñado una vida feliz. He soñado que su sonrisa solucionaría mi vida. Pero tú y yo sabemos que no es cierto. Por eso te pido, una vez más, que dejes que todo termine, que me dejes disfrutar de la soledad.

Una vez pronunciada la última palabra la mujer se dio cuenta del error que acababa de cometer: ella no anhelaba la soledad. Pero el mar también lo sabía, pese a lo que se empeñara a gritar, no deseaba la soledad. La mujer sabía lo que aquel fallo podía significar pero no estaba dispuesta a renunciar a la ilusión de la libertad. No podía dar marcha atrás con excusas.

- Me concediste un deseo, el deseo de la felicidad, pero yo no estoy preparada, el sentimiento es demasiado para mi insignificancia, no lo ves, no soy más que una mota de polvo comparada con tu inmensidad.

Siempre aludía a su inmensidad. El mar sabía, era viejo, no se dejaba engatusar pero era cierto que era inmenso, incontrolable, majestuoso, dueño de las pasiones, dueño de las locuras. Pero no se dejaba engañar. La mujer siempre utilizaba la adulación para conseguir sus propósitos. El mar sabía de las tretas de la mujer. Pero aunque no supiera, no podía hacer nada.

- Es un torbellino que agita mi ser. No puedo dejar vagar mi pensamiento sin que su imagen se cuele por entre los recovecos de mi mente e intente tentarme con un encuentro fugaz. No soy capaz de soñar sin soñar con él. No soy capaz de vivir sin estar con él. Necesito descansar, por piedad, necesito descansar…

Totalmente envuelta en lágrimas, la mujer cayó arrodillada, temblando, sobre la blanda arena, frente a la espuma que perezosamente se entregaba al seno del mar del que había nacido. Totalmente envuelta en lágrimas la mujer comprendió, al fin, la naturaleza de las cadenas que la ataban. Comprendió, al fin, que no era posible liberarse. Comprendió, al fin, que estaba condenada a enfrentar a diario una pasión arrolladora que consumiría su vida se entregara, o no, a ella.

jueves, 24 de julio de 2008

higiene de los alimentos

Últimamente he llegado a la conclusión de que somos personas estériles y que no transmitimos enfermedades gracias a nuestra falta de higiene, tal y como Mary Mallon pensaba. Esa buena mujer era cocinera en el Nueva York de 1900. Conoció multitud de hogares porque inexplicablemente, la gente a la que servía contraían repentinamente la fiebre tifoidea. Las autoridades sanitarias relacionaron este hecho con la presencia de Mary en la casa y la condenaron a una cuarentena de tres años, tras los cuales, se le prohibió volver a trabajar de cocinera. Pero Mary no creía en la transmisión de enfermedades "infecciosas", ni había oído hablar de los Sistemas de Calidad, así que se cambió el apellido y volvió a cocinar en diferentes hogares, aliñando cada guiso con Salmonella tiphy. Las autoridades la pillaron después de otros veintitantos casos de fiebres tifoideas y la condenaron a una cuarentena perpetua. La buena mujer murió finalmente, pero de neumonía, por lo que seguramente en su lecho de muerte todavía se preguntaba por qué no la dejaban cocinar.
Realmente, el caso es bastante explicable, y las autoridades sanitarias tomaron una buena decisión apartando a Mary de la cocina, porque ella era un Portador Asintomático, es decir, alguien que tiene el microorganismo patógeno, pero no desarrolla la enfermedad, aunque es capaz de transmitirla. De hecho, la transmiten más que un enfermo, porque a los enfermos tendemos a aislarlos y/o curarlos.
Pero, ¿por qué os he contado esta anécdota de la epidemiología? Porque el otro día conocí a un descentiente de Mary Mallon (casi seguro), que trabaja en una hamburguesería. No le hice ningún análisis microbiológico, pero la observé. Fue quien me tomó el pedido, tecleó el pedido en la máquina y me cobró, a mí y a otros cuantos por lo que hubo (seguro) intercambió de microorganismos. Y después, fue a la cocina y me preparó la hamburguesa sin lavarse previamente las manos ni ponerse guantes. Y si sólo hubiese tocado la carne, no habría tenido más importancia, porque ésta se calienta, pero puso también la lechuga y el pan, que no se someten a ningún tratamiento higienizante, antes de engullirla.
¿Y que hice yo? Miré hacia otro lado y deseé con todas mis fuerzas que no estuviese de moda tener abierta la cocina, para que todo el mundo vea lo natural del proceso. Y entonces decidí que todos somos estériles, me hice del club de Mary y me comí la hamburguesa lo más tranquila que pude.
(Foto: periódico de 1909, de EEUU)

martes, 15 de julio de 2008

7ª Clásica al Cerro del Telégrafo


El sábado 12 de Julio de 2008, 7 intrépidos aventureros y su mascota monil, subieron al cerro del telégrafo en la 7ª Clásica Nocturna al Cerro del Telégrafo. Por petición popular, se planeó una ascensión por la zona con menos pendiente pero cuando los montañeros se dispusieron a comenzar la subida todo se trastocó. Eligiendo una senda errónea y atravesando un apestoso claro de basura, llegaron a una fiestecilla privada a la que por fortuna no se unieron(pues el coche era demasiado pequeño). Tras consultar a las estrellas, el guía y mentor del grupo, rectificó la ruta. Pero en esta ocasión, por no ascender por el peligroso cortafuegos, eligieron un sendero diluido por el tiempo y la lluvia. A los pocos metros, se toparon con los guardianes vacunos del camino, que consiguieron desorientar a los jóvenes valientes, quienes erraron la ruta iniciando un arduo ascenso. Cada vez el camino era menos camino, pero los excursionistas, cegados con el brillo de la gloria y el honor de la coronación, escalaron la montaña con sus manos desnudas. Hubo momnetos en los que se perfilaba un engañoso sendero bordeado de helechos amistosos, pero la ilusión duraba unas cuantas zancadas que llevaban a los intrépidos, a pequeños claros rodeados de espinosas zarzas que trataban por todos los medios de arañar su piel desnuda.

Sin temor a los peligros que observaban con sus ojos, se sentaron en el borde de la pared vertical por la que acababan de ascender para decidir que la única alternativa era seguir subiendo hasta llegar a la cima. Cansados, pero habiendo apagado la sed, subieron los cientos de metros que les separaban de un oscuro bosque de pinos habitado por los temibles vampiros de villalba. Inmunizados contra el miedo, los aventureros siguieron avanzando pues sabían que se encontraban en la ruta correcta. Efectivamente, al poco vieron la gran Torre Blanca, alzándose frente a ellos, de la que sólo estaban separados por una verja metálica que como respetuosos ciudadanos se vieron obligados a vadear.
Los siete se detuvieron unos segundos, en pie, ante la Torre, antes de comenzar a explorar el lugar, como tantos otros años. Subieron y bajaron. Entraron o no.
Creyéndose ya libres de todo peligro, los valientes se sentaron en una piedra (que no La Piedra) a celebrar el banquete de la victoria, pero se desató un frío polar que amenzaba con helar la sangre de nuestros protagonistas. La misión no estaba finalizada, así que venciendo la inminente hipotermia comenzaron a instalar el equipo fotográfico y posaron junto con hechizos de luces y colores. Parte del grupo, expertos en supervivencia en condiciones extremas, consiguieron leña seca y prendieron una fogata en el otro extremo del campamento. Creyeron que con eso les bastaría para terminar la misión, pero se equivocaron cuando vieron el reloj. Se acercaba el amanecer y debían haber bajado del cerro antes de que el sol se hubiese asomado. Así que recogieron grácilmente los bártulos. Afortunadamente, los hados recompensaron todas sus penalidades, pues esta vez el sendero de tierra apisonada se fue abriendo ante sus ojos mientras descendían de la 7ª Clásica Nocturna al Cerro del Telégrafo.

miércoles, 9 de julio de 2008

La condena

El Muro dividía el salón. El Muro dividía la cocina. El Muro incluso dividía la cama. Era un muro denso, de malas ideas y sospechas infundadas, cimentado sobre desconfianza y falta de sinceridad, cuya argamasa era el no-diálogo. El pequeño apartamento de dos habitaciones se había transformado en un inmenso palacete con 4 habitaciones, 2 salones y 2 cocinas, tan grande que los moradores apenas se veían.
El Muro crecía cada día y se extendía tapiando puertas y ventanas. Esto se tradujo en una sensación de agobio, al principio, y en cadena perpetua, al final. En aquella casa había quedado presa una pareja: dos ex-amantes, dos ex-amigos, dos ex-compañeros. Ambos se habían autoinculpado y autojuzgado, autosentenciándose a pasar el resto de sus días atrapados en una relación muerta. Ante el jurado de su conciencia se sentían culpables de dejar apagar la llama del amor. Cada uno de ellos había depositado la sentencia bajo secreto de sumario en lo más profundo de su alma, bajo múltiples capas de rencor y autocompasión, de forma que la contraparte no pudiese leerla y, por tanto, no pudiese alegar nada para reducir la pena.

miércoles, 2 de julio de 2008

La pareja

Lucía subió a trompicones los cuatro escalones que separaban la acera de la puerta de su casa. Desde que doblara la esquina de su manzana, ha escuchado como sonaba el timbre inconfundible del teléfono fijo. La melodía se escapaba por la ventana abierta del salón, buscando a su dueña para que respondiera. Ambos sabían quien llamaba, y ninguno deseaba que se quedase como perdida. En el teléfono aparecía el dichoso apelativo de desconocido, por lo que no podía devolver la llamada, tenía que contestar.
Forcejeó con la cerradura para introducir la llave, como si en su ausencia alguien hubiera llamado a un cerrajero y la hubiesen cambiado. Tardó un timbrazo en abrir, desde el punto de vista de quien llamaba, y una hora para ella, quien tuvo que utilizar toda su sabiduría y experiencia en la apertura de la puerta blindada de su casa para que no se le partiera la llave. Sin saludar al gato, se lanzó hacia el terminal del teléfono que descansaba repiqueteante en su soporte junto a la ventana. Una mano golpeó un jarrón que rodó por el suelo, derramando parte del agua que refrescaba a las flores que terminaron cubriendo la alfombra de la abuela. La otra logró su objetivo. Agarró el aparato y se lo llevó a la oreja:
-Dígame-contestó en un resuello.
-¿No me digas que no llevas toda la tarde esperando esta llamada? ¿No me digas que has salido a dar una vuelta y se te ha pasado la hora?
La boca de Lucía se transformó en el desierto del Sahara y las rodillas comenzaron a golpearse la una a la otra; ¿cómo coño ha sabido...? pensó mientras caía, por suerte, sobre el cómodo sofá de cuero.
-¿Me...me vigilais?
-Tengo un recado para ti. Viene de Kij. Toma nota: En una hora, terminal 2 del aeropuerto. Es una pareja, caucásicos, rubios, ojos azules. No dejes que les ocurra nada.
-¿Algún dato más?
-Vienen de Estocolmo.
-¿Algo que los identifique?
-La maleta...
Pi-pi-pi-pi

viernes, 27 de junio de 2008

Ayer fue...

Me siento exultante, y no porque ganara España, sino porque he subido un peldañito más en mi carrera profesional. La bruma y el esoterismo que envuelve a la ciencia se disuelve poco a poco y la compresión comienza a tomar forma en mi humilde mente.
Me siento pletórica porque ayer realicé mi examen de DEA, que aunque dicen que es un trámite, es un paso importante en la vida académica...
Hoy la vida deslumbra, todo a causa de que la presión se desvaneció y he salido airosa. Lo que hace la mente, ...

miércoles, 25 de junio de 2008

Nerviosismo

El día D se acerca, tatatachán. La hora H es de las peores, pero al menos a las 14 pm ya se habrá acabado, tatatachán. Es ahora cuando las palmas se humedecen, las bocas se secan y las manos tiemblan en espasmos bastante similares a los de Parkinson. Sólo deseo que la voz no tiemble y la cabeza se mantenga fría y serena para afrontar el desafío.
Mañana os cuento que el desenlace.

sábado, 21 de junio de 2008

Prisionera de la libertad.


Tus manos
sobre mis caderas
firmes, sin vacilar.
Mis labios se despegaron
gesto de sorpresa, señal de conformidad.

Tus ojos me ataron
con cuerdas de viento,
amarradas al mar.

Prisionera en tu abrazo,
cautiva de tu aliento,
mi alma pudo volar.

Libertad amarga
dulce libertad.
Cuanto más fuerte me agarras,
más alto puedo saltar.

Libertad amarga
dulce libertad.
No me sueltes todavía,
tengo mucho que soñar.

miércoles, 18 de junio de 2008

como la vida

Ana se apresuró hacia el ascensor. La puerta estaba a punto de cerrarse. Desafortunadamente, el tacón se le enganchó en la franja vacía que separa el pasillo de la caja metálica. Tropezó y aterrizó sobre un fornido mensajero que sostenía varias cajas en precario equilibrio. La mayor de las cajas se estrelló contra el suelo acompañado de un estrepitoso concierto de cristales rompiéndose. Ana leyó fugazmente el nombre del destinatario del paquete.
-Carlos - dijo a su ayudante- anula el experimento. El material de vidrio no nos llega hoy.

lunes, 9 de junio de 2008

La historia que se esconde tras el diagnóstico laboratorial microbiológico III: El juego del ADN.

Si, todos estais de enhorabuena porque ya ha sido publicado el artículo más esperado del año: la tercera y última parte de la historia que se esconde tras el diagnóstico microbiológico...

Aquí os dejo un párrafo del comienzo, para que os pique la curiosidad y lo vayais a buscar a la biblioteca de veterinaria más cercana.

"El desarrollo que está sufriendo la biología molecular, y las técnicas que la acompañan, están permitiendo que una metodología nacida hace relativamente poco tiempo adquiera una importancia notable en el diagnóstico microbiológico, habiéndose convertido en una nueva prueba rutinaria. Es la denominada Reacción en Cadena de la Polimerasa (Polimerase Chain Reaction o PCR) y sus variantes. El origen de esta técnica hay que buscarlo en el artículo de dos páginas que James Dewey Watson y Francis Harry Compton Crick publicaron en la revista Nature en el año 1953, donde describían la estructura de doble hélice de la molécula de ácido desoxirribonucleico. Una estructura que encajaba perfectamente con la imagen cristalográfica que Rosalind Elsie Franklin obtuviera de la molécula, y con las proporciones de bases púricas y pirimidínicas observadas por Erwin Chargaff..."

Alba P., Álvarez S., García M.E., Blanco J.L. 2008. La historia que se esconde tras el diagnóstico laboratorial microbiológico III: El juego del ADN. Laboratorio veterinario Avedila 44:2-6 .


Venga... va..., por ser el último de la serie, os dejo también el penúltimo párrafo para que disfruteis:

"Si echamos la vista atrás, resulta sorprendente todo lo que ha evolucionado la metodología, los
procedimientos y los materiales desde el laboratorio de Koch, puntero en investigación microbiológica, hasta cualquiera de los laboratorios en los que se trabaja hoy en día. Si miramos hacia delante vemos que todavía queda mucho trabajo para minimizar el tiempo necesario para el diagnóstico de confirmación y para aumentar la fiabilidad del mismo. Y si volvemos a mirar atrás observamos, salvando las distancias que supone el poseer mayor tecnología, que las diferentes historias de cada descubrimiento aislado en el campo de la microbiología tienen muchos puntos en común. En todas se repiten ciertos detalles como la influencia del entorno y las vivencias personales de los protagonistas: ¿utilizaríamos hoy en día agar si Walter y Angelina Hesse no se hubieran casado? ¿Cuánto tiempo habría sido necesario para observar a los microorganismos si Anton van Leeuwenhoeck no hubiera sido tan obstinado? ¿Se habría desarrollado la PCR si Kari Mullis nunca hubiera trabajado en la empresa Cetus?"


Os vuelvo a recordar: la historia completa en Alba P., Álvarez S., García M.E., Blanco J.L. 2008. La historia que se esconde tras el diagnóstico laboratorial microbiológico III: El juego del ADN. Laboratorio veterinario Avedila 44:2-6 .

jueves, 5 de junio de 2008

Recepción en el consulado

Los seguidores habituales de mis sílabas, saben que no suelo poner entradas tipo diario, pero es que esto se lo merece (al menos desde mi punto de vista). El lunes pasado me invitaron a una recepción en el consulado italiano de Madrid (bueno, a mi pareja, pero me llevó...) y fui. Pero antes de llegar a la puerta estuve todo el día pensando en que ropa ponerme, porque no estoy nada a costumbrada a ese tipo de eventos. Preguntando a unos y otros llegué a la conclusión de que algo elegante, aunque daba un poco igual si era largo o corto (porque era a las 8 de la tarde). Asi que al final me planté un vestido largo verde abierto por delante. Dicho así no parece muy bonito, pero lo era (lo es). Cuando llegamos a la puerta de entrada me arrepentí, porque parecía que los invitados iban menos arreglados, incluso había una chica en vaqueros y camiseta de algodón.
Nada más atravesar la verja que delimita los jardines del Palacio de Sta. Coloma nos ofrecieron copas de champagne (italiano, o sea, frisante). Luego atravesamos el suelo de marmol del hall principal, y nos encontramos a la derecha unas escaleras. Y al final de las escaleras nos esperaban los cónsules, el embajador y dos personas más a las que no conocía. Al llegar a su altura hubo que efectuar el rito del besamanos, tu pasas y saludas a los anfitriones "Buona sera" a la par que estrechas su mano. Si les hubiera conocido, quizá hubiera sido un saludo más efusivo, pero eran extraños para mi.
Cuando todo el mundo llegó y saludó, el coro de la escuela italiana cantó el himno de Italia. Y luego dieron varios discursos: el cónsul, el embajador, una mujer italiana premiada porque después de haber pasado muchos años en España era una figura del flamenco,... La verdad, es que no sé muy bien lo que dijeron, porque fue en italiano casi íntegramente y porque estábamos en la terraza. Una maravillosa terraza que da a la calle Agustín de Bethancourt. Allí vi a Mercedes Milá.
Tras un montón de aplausos, llegó la hora de la comida: un montón de especialidades italianas, pero una barbaridad: Prociuto de parma, otros embutidos, brochetas de marisco, raviolis, pollo, brochetas de ternera, queso (de 6 o 7 tipos, incluyendo parmesano), salmón, y dulces. Todo regado con vino blanco, rosado, tinto o agua. Lo que pude comer... Pero era impresionante como sacaban más bandejas a medida que las primeras se iban terminando...
Y luego, oh sorpresa, pusieron música estilo discoteca. Empezaron con clásicos italianos como "volare, cantare", para luego poner música actual (e incluso algo de pachangueo). Era divertido ver a la gente "tan formal" bailar y al final me animé, me uní a un grupo de italianos que no conocía de nada y allí estuve bailando con ellos.
Lo que empezó siendo aburrido y que daba un poco de vergüenza, terminó siendo una noche super-divertida. Lástima que fuese lunes, que si no...

viernes, 30 de mayo de 2008

Salta al vacío

Salta al vacío - Esas fueron las últimas palabras de Mario, asi fue como se despidió de mi. Mario salió por al puerta con una bolsa en cada mano y una mochila a la espalda. No hubo beso. No hubo abrazo. No hubo palabras de amor ni de ternura.
Salta al vacío - esas fueron sus últimas palabras. Yo le miré y sólo vi su figura borrosa bajando los escalones y perdiéndose en las tinieblas de la escalera.
Hace ahora tres años que Mario se despidiera de mi. Hoy me ha llegado un e-mail suyo. Querida Catalina: ¿Cómo te ha ido la vida? Vuelvo a España, el martes. ¿Puedes acogerme en tu casa unos días? Un beso, Mario.
No, Mario, no puedo - es lo que quiero contestarle- no puedo porque salté al vacío y me estampé contra el suelo. Perdí mi casa, perdí mi coche y perdí a los pocos amigos que todavía tenía. No puedo porque vivo en una habitación compartida en un estudio de 20 metro cuadrados. No puedo porque tú saliste de mi vida y ya no cabes en ella.
Y pese a todo lo que le quiero decir, callo. No le respondo. Borro su e-mail, como si nunca me hubiera llegado. Quizá crea que he muerto o quizá piense que no pude leer el correo, pero ya no importa.
Salta al vacío - dijo, y yo salté. Llevo tres años escalando y no ahora no voy a perder pie.

miércoles, 21 de mayo de 2008

Día feliz

Era una mañana más, de un día cualquiera. Era una mañana feliz, sin ningún motivo especial. Era un día nublado, pero tremendamente luminoso. Era uno de esos días en los que te levantas de un salto y piensas en comerte el mundo, o al menos un cachito. Era ese día en el que eres la más bella, la más lista, la más inteligente, la más perpicaz, la que tiene más suerte, la que atrae más miradas, y la que más seduce (porque no). Era tal día como hoy en el que parece que hay tiempo libre y las preocupaciones y agobios no son más que ligera bruma, que rodea, está presente, pero no ahoga. Por eso lo quiero celebrar con esta canción super-optimista de un cantautor llamado Lucas (tomado de http://www.lucasflim.blogspot.com/; más info en su web (si os gusta): http://www.lucasfree.es/; pongo la publi para que no se me enfade si ve que voy por ahí poniendo su música sin preguntarle).




video

sábado, 17 de mayo de 2008

Totalmente desmusada

Totalmente desmusada. La inspiración ha abondonado mi pluma y mi teclado. Habrá huido con algún otro amante que la trate mejor que yo.
Totalmente bloqueada. De mi pequeña mente sólo salen jirones literarios, sin conexión ni continuidad. Son cortas hebras de palabras que se deshilachan al intentar tejerlas.
Totalmente desgastada. Como si mi imaginación hubiera sido exprimida hasta extraer de ella la última gota y no me quedara ningún vocablo por utilizar. Como si las combinacciones infintas se hubiesen reducido a varias docenas que ya han sido malgastadas.
Totalmente cansada. Mi mente yerra y hace que las pocas letras que junto bailen y se recoloquen según su propia e indiscutible voluntad. Y mi cerebro en huelga es un piquete incansable que limita mis intentos de mejorar.
Totalmente callada. Pues el silencio es lo que queda cuando agotas tus palabras, cuando la mente se envara y las ideas se acurrucan en un rincón. Callo, callo y callo, dejando mi silencioso discurso por legado.

martes, 6 de mayo de 2008

Crónica doñanera

¿Qué es Doñana sin doñaneros?¿Qué son los doñaneros sin Doñana? Esta fue una de las conversaciones, de una de las sobremesas, que tuvimos los becarios en el Palacio. La conclusión: lo uno no existiría sin los otro, y viceversa.

Mi periplo por aquel paraje duró cuatro días, no voy a decir que los mejores cuatro días de mi vida, pero casi. Es increible lo que hace la sugestión, pero sólo el hecho de atravesar la barrera de entrada, con un permiso en el que ponía mi nombre, por el cual tenía autorización para recorrer la reserva de Doñana, me hizo dar un vuelco al corazón y al estómago. Fue una sensación mágica, porque era plenamente consciente de que estaba entrando en un lugar en el que muy poca gente en el mundo puede pasar (vale, exceptuando durante la romería de la Virgen del Rocío).
Dentro del parque y de la reserva, la velocidad máxima es de 40 km/h. Lo que podría parecer una lenta y agónica marcha hasta el destino se convertía en una pausa inmersión en otro mundo. Además, llegué cuando la primavera estaba en su apogeo y decenas de abejarucos volaban alrededor del coche flanqueándonos el camino (el pajarillo de la foto: abejaruco. E. Nogueras http://www.sierradebaza.org/).

Cuando llegas al Palacio ya estás en otro mundo, literalmente. Es fascinante y muy estimulante compartir mesa y habitación con investigadores de muy diversos campos. Las conversaciones podían ser de fútbol o de evolución, de la importancia de la microbiología o del uso del verbo ser en castellano, de la próxima fiesta o de cómo reconocer a una lagartija cenicienta. El Palacio es una antigua casa de campo dispuesta con lo básico para la vida: pequeñas habitaciones dobles, cuartos de baño, la cocina, la despensa y el Comedor de Biólogos. El funcionamiento es como un hostal. Las amas de llaves o guardesas limpian las habitaciones y cocinan (si previamente les has dejado los ingredientes para ello, pero eso es otra historia). Y allí la gente va para trabajar, pero no es el ambiente de una oficina o de un laboratorio, cada uno va a su ritmo, sin prisas, sin estrés, ni siquiera los que tienen que levantarse a las 5 de la madrugada para trampear. La sensación es de que no tienes obligaciones, lo que haces lo haces porque disfrutas haciéndolo o con los resultados que obtendrás de ello, porque te apetece, no porque lo tienes que hacer. De hecho, allí me levantaba a las 7 y media sin los problemas que tengo todas las mañanas en Madrid. Y el tiempo se dilata. A las 12 de la mañana ya has hecho un montón de cosas.


Como ya he comentado, la primavera estaba en pleno apogeo y era difícil no ver crias (y adultos): de gamo, cervatos, jabatos, terneros, potrillos... incluso vi tortugas terrestres...y meloncillos... Además, dos días antes había estado lloviendo sin parar por lo que las marismas estaban llenas de agua y los caminos llenos de diminutas florecillas de muchas tonalidades. El inconveniente era que también era muy frecuente encontrarse charcos en el camino, que o vadeabas o te bañabas. De hecho, el último día atravesábamos charcos con el todoterreno, y el agua nos llegaba a la altura del parabrisas, sin exagerar. Dos grupos diferentes se quedaron atascados en sendos charcos (uno si lo era, lo otro casi era el principio de una marisma), y tuvieron que ir a "rescatarlos", lo bueno es que esas historias ofrecían entretenimiento para toda la noche. (foto: duna doñanera, tomada por paa)

Nosotros particularmente sólo vivimos ligeras aventurillas. El primer día casi somos atropellados por un rebaño de vacas en estampida. Era como una escena de un documental cualquiera, en el que los animales huyen despavoridos de algo. Nosotros vimos el miedo en las vacas y su carrera descontrolada, pero no supimos identificar la causa. El resto fueron pequeñas anécdotas ligeramente "frikis" (como ducharse rodeada de hormigas a las que en teoría no puedes matar) que me hicieron sentir doñanera por unos días y que espero que contribuyeran a mantener la atmósfera especial de Doñana.

miércoles, 30 de abril de 2008

Doñana

La semana pasada estuve en el corazón de Doñana. Es impresionante, se respira una calma tremenda, pero a la vez sientes todo lleno de vida. Además la primavera estaba en pleno apogeo: todo estaba verde, lleno de flores y con multitud de animales paseando tranquilamente por aquellos parajes, pero como una imagen vale más que mil palabras:






viernes, 18 de abril de 2008

Confía en mí

Tus ojos te delatan, es una mirada apenas perceptible, pero se percibe. Por eso te delatas. Tus ojos indican un sentimiento. Cual, no sé. Tus palabras, preocupación. Y no me lo puedes confiar porque se refiere a mi. Y no me lo puedes confesar por que tu seguridad se vería amenazada. Y no me dejas participar porque desde el principio te empecinaste en que pasase lo que pasase no me ibas a amar. ¿Lo conseguiste? No sé. No lo sé porque a veces tus ojos hablan de amor y otras de indiferencia. Y otras dejan entrever algo nuevo que no sé descifrar. ¿Acaso tu corazón se está derritiendo? ¿Acaso no era piedra, sólo necesitaba un estímulo para reblandecer? No lo entiendes, ¿verdad? Yo tampoco, pero juntos quizá lo podamos enfrentar. Confía en mí. Aunque creas que lo utilizaré contra ti. Confía en mí, no lo haré. ¿Para qué te querría destruir? Si tu cayeras...me arrastrarías...

jueves, 10 de abril de 2008

Examen final

Día D...
La mujer rubia estaba arrodillada en el suelo, con los pantalones llenos de barro, como si hubiese sido arrastrada antes de llegar a aquella posición. Tenía las manos atadas a la espalda y la cuerda le continuaba hasta los tobillos, sujetándolos también. En su frente, la boca de una pistola, negra, pequeña, brillante. Sosteniendo la pistola estaba la otra mujer, la morena de amplia espalda y largas piernas. La ropa de esta mujer también estaba embarrada y además rota, desgarrada. El tenso brazo derecho de la mujer morena llevaba en esa postura al menos diez minutos, sin temblar, sin mostrar signos de cansancio. La cabeza de la mujer rubia llevaba los mismos diez minutos erguida, sin apartar la mirada ni un nanosegundo de los ojos de su acompañante. Sonó un móvil. La morenaza lo cogió con la mano izquierda, sin pertubar la escena en ningún otro aspecto:
-Te estamos esperando -dijo una voz distorsionada al otro lado de la linea.
-¡Cabrones! -respondió la mujer, lanzando el teléfono en una parábola perfecta sin molestarse en colgar.

Un mes antes, en la sala A...
-Bienvenida a la organización Clara.
-Gracias.
-Tus puntuaciones han sido excelentes, eres con mucho la mejor de nuestros candidatos.
-Gracias.
-Pero aún no has pasado tu examen final. Tienes que eliminar a esta persona, en un mes.

Mientras, en la sala B...
-Bienvenida a la organización Blanca.
-Gracias.
-Tus puntuaciones han sido excelentes, eres con mucho la mejor de nuestros candidatos.
-Gracias.
-Pero aún no has pasado tu examen final. Tienes que eliminar a esta persona, en un mes.


Día D, en una casa de piedra llena de maleza, con los muros semiderruidos, en medio del campo...
El móvil de la mujer rubia sonó dentro del bolsillo de su pantalón. El mismo tono que antes, pero en un terminal diferente.
-Si no lo coges, te darán por muerta-dijo la morena en un tono casual.
-Si no lo coges tú. Te cambié el móvil hace tres días, en aquella persecución en el metro.
La morena descendió el brazo derecho, hasta que la pistola estuvo a la altura de la yugular de la rubia. Entonces lentamente, doblo el brazo y se acercó hasta poder introducir la mano izquierda en el bolsillo del pantalón de aquella mujer. Descolgó:
-Te estamos esperando -dijo una voz distorsionada al otro lado de la línea.
-¿A quién?-respondió Clara, y volvió a lanzar el teléfono por los aires para estrellarlo muy cerca del otro.
-Supongo que ninguna hemos pasado la prueba, yo no he logrado capturarte y tu no has sido capaz de matarme. Ambas suspensas- dijo Blanca, con un ligero tono de burla.
-Ambas muertas - contestó Clara - sabemos todo de ellos y no existimos para nadie más.
-Suéltame - propuso Blanca - ¿veamos que pasa?
-No me fío de ti - repuso Clara, y guardándose la pistola en la cinturilla del pantalón se dio media vuelta, la melena morena agitándose al ritmo de su paso y salió de la ruina.

martes, 8 de abril de 2008

El juego de Ender

thumb PULSAR EN EL THUMB. (si no funciona, decídlo)

Esto es un enlace al relato corto de "El juego de Ender".
Otro regalito!! Sip, lo sé, es en inglés, pero es el relato corto del que luego será el mejor libro de ciencia ficción de todos los tiempos...sin exagerar mucho.


El Juego de Ender representa un hito (al menos desde mi punto de vista) en la concepción dela novela de ciencia ficción, porque en este libro los personajes son tan importants como el futuro imaginario en el que el autor los sitúa. Y Ender es el único adulto de la historia (también desde mi enfoque), porque es el único que valora la situación, que pone en una balanza los pro y los contras, y se pregunta si lo que sucede merece la pena realmente...
El libro es más largo, más profundo, pero el relato es una pequeña joyita que merece la pena haber leido.
Espero que os guste y emocione tanto como a mi!!

lunes, 7 de abril de 2008

Historia del mamoneo

Si, el título es curioso, quizá poco polite (educado), como dirían los ingleses, pero surge de una conversación con unas amigas, cuando el sueño y el cansancio nos habían quitado todas las ganas de oir tontadas y nos habían convertido en doctoras House en potencia. Y en esto, cuando una estaba contando la típica historia chica conoce chico, chico tontea con ella, chica tontea con él, se miran, se parpadean, se sorojan, se sonrien, y al final pregunta sobre un gesto sin importancia del uno hacia el otro, la amiga más cansada de todas contesta: sólo es el mamoneo que os traeis entre los dos!
Y lo cierto es que sí, que se puede llamar de muchas formas, pero este tonteo, que no lleva a ninguna parte excepto a comerse mucho la cabeza, sólo está bien en la edad del pavo. Luego ya, si sigues jugando a lo mismo es mamoneo, con todas y cada una de las letras. Es un quiero y no puedo. O más bien, es un quiero y puedo, pero me dejo querer que tampoco está mal. Y al final es una prueba de resistencia, ¿quién es el tonto que tarda más en cansarse?
Y a todos nos ha pasado, ese amor platónico que está ahí, que ni siquiera sabes si le amas o sólo te atrae físicamente, y te mira como si sintiera lo mismo. Y lo peor es que ambos pensais que no podría funcionar, por eso no dais el paso, pero cuando os veis, os quedais colgando uno en la mirada del otro, olvidándoos de todo lo que hay alrededor. Y, a lo mejor, sólo es una ilusión, algo que no existe. Quizá es un sueño que te hace creer en el amor y en lo imposible. O probablemente sea curiosidad, o feeling (otro anglicismo) o que tiene los ojos más bonitos del mundo. O quizá no sea nada, tan sólo una broma pesada de las feromonas que nos interrelacionan. Pero ahí estás, como el perro del hortelano, ni renuncias a la sensación, ni la conviertes en realidad...

domingo, 30 de marzo de 2008

El Gran Desahogo

Gritaban las gentes que paseaban. Gritaban los niños. Gritaban los ancianos. Gritaban las ejecutivas de alto nivel y gritaban los amos de casa. Chillaban, se desgañitaban, gritaban. Sus voces se elevaban al cielo y se infiltraban en el subsuelo. El estruendo de aquellas voces, estridentes unas, y templadas otras, se escuchaba en todas las ciudades del mundo y del extramundo. Y los habitantes de aquellos lugares los imitaron. El grito se fue volviendo uniforme hasta que por unos segundos, las ondas generadas por aquellas gargantas forzadas formaron un nuevo estrato en la atmósfera. Los animales gritaron. Las plantas gritaron. Los hongos gritaron. Y los protozoos y las eubacterias y las arqueobacterias gritaron. Y Pangea unió su voz a aquel estallido de rabia contenida, de miedo, de dolor, de frustación, de impotencia...

“Se formó un caos horroroso” dirían después los miedosos. “No siempre se pueden obrar milagros, pero había que intentarlo”, expresarían los pragmáticos. “El dolor nos hizo estallar en este lamento común”, explicarían los sentimentales.

Y más tarde, todos los seres racionales intentarían encontrar la causa de aquel momento de locura global, como lo llamaron los dirigentes, o del Gran Desahogo, como empezaba a denominarse en los pueblos y ciudades. Los sacerdotes y guías espirituales de todas las religiones vieron la mano de Dios en aquello, el Lamento de Dios, dijeron. Para los ecologistas fue el llanto de la Madre Tierra. Los psicólogos lo atribuyeron al estrés y los psiquiatras a un fallo neuronal pandémico idiopático.

En realidad nadie sabía como comenzó el grito común, ni porqué. Nadie lo sabía y a nadie le importaba porque todos se unían a él. Todos liberaban sus mentes y sus corazones clamando por ellos, o por los otros, o por los de más allá. Los unos y los otros se desahogaban, aligeraban la carga. Todos creían necesario alzar la voz, ¿alguno escuchaba?

Dedicado a Eli.

jueves, 27 de marzo de 2008

Perseverancia o cabezonería

video

Lo que ocurre cuando buscas informaciones en la red de redes sobre temas varios como, por ejemplo, la vida y costumbres de los escarabajos peloteros es que encuentras cositas como éstas.

Lo admito, admiro al prota de este corto. Quien tuviera su perseverancia para afrontar los retos que nos encontramos a lo largo de nuestra vida (iba a decir del camino, pero es que me voy a encasillar :). Aprendamos de los seres evolucionados.

El trabajo de estos artrópodos es recoger la mierda (perdón, heces) de animales algo más grandes como las vacas. Y con esta materia orgánica construyen (o construían porque están un poco en peligro de extinción) cunas confortables, calentitas y nutritivas, donde la hembra deposita los huevos fecundados. Ésto, sólamente (lease en tono sarcástico), favorece a la redistrbución de la materia orgánica en el suelo, lo que contribuye a su desarrollo y mejora, lo que permite que los hongos y las plantas también crezcan felices y contentos. Y el ecosistema prospere y sí, también regule el clima...

SALVEMOS AL ESCARABAJO!! APRENDAMOS DE LA NATURALEZA!!

jueves, 20 de marzo de 2008

La encrucijada II

-Maestro, no lo sé, creo que no estoy preparado para tomar la decisión. Quizá debería decidirlo usted, pues es más sabio y ya conoce el camino...
-Es cierto, conozco el camino, y si te soy sincero, en algunos de mis viajes he tomado un camino y en otros, he tomado el otro, y siempre he llegado a mi destino.
-Entonces, ¿Cuál es la importancia del camino? Tiremos una moneda al aire y que decida el azar.
-Si estás dispuesto a dejar tu vida en manos de una moneda, lánzala. Será tu decisión, y por tanto, será la decisión acertada. Pero ya tienes todos los elementos que necesitas para elegir: el clima, el tipo de camino, las posibles complicaciones y el destino, ¿porque jugar con la suerte cuando no lo necesitas?
-Pero maestro... ¿y si me equivoco?
-No te equivocarás.
-Pero si me equivoco nos destrozaremos los pies, o quedaremos atrapados por el barro o nos asaltarán los forajidos, o...
-o permaneceremos en esta encrucijada por el resto de nuestras vidas. No te vas a equivocar porque escojas el camino que elijas, llegaremos a nuestro destino, más pronto o más tarde, pero llegaremos. Y si acaso no fuera el más correcto, aprenderás del error y la próxima vez que llegues a este punto del camino, sabrás hacia donde dirigirte.
-¿Y es necesario que elija ahora? Si esperamos algunas horas, nos aseguraremos de que no llueva y sabré cuál es el camino adecuado.
-¿No te lo dije? Recuerdo claramente que las instrucciones que te dí antes de emprender el viaje fueron que era necesario llegar a nuestro destino antes de que pasaran dos noches. Y te recuerdo que tardaremos más o menos según el camino que escojamos.
-Cierto. Vayamos por éste.
- ¿Seguro?
-No. Espera... sí. Por éste. Creo que es el mejor camino.
-¿Seguro?
-Sí. Hace un rato comenzó a soplar el viento, lo que ha desplazado parcialmente a las nubes. Podemos ir por el de los cantos rodados porque aunque llueva, no será por mucho tiempo, además creo que en su dirección he escuchado el murmullo de un río que al menos encauzará en agua, si se produce una inundación.
-Estupendo. Avancemos. A la vuelta volveremos por el otro sendero, y tu me dirás si has errado en tu decisión o no.

martes, 11 de marzo de 2008

la encrucijada

-¿Cuál es el camino correcto, maestro?- preguntó el joven cuando llegaron a la encrucujada.
-¿Cual crees tú?
-Nos dirigimos al norte, pero el camino de la derecha va hacia el este y el de la izquierda hacia el oeste. podriamos ir campo a través.
-No podemos atravesar el monte, porque lo que empiezan siendo hierbajos junto al camino se convierten en denso matorral primero y espeso bosque después. ¿Cuál camino eliges?
-Los dos son muy semejantes, no veo ninguna gran diferencia.
-¿Y qué me dices de las piedras?
-Pero maestro, ¡ambos tienen piedras!
-Si, pero en ese lado son un poco más puntiagudas que en aquel. Y te recuerdo que ambos vamos descalzos.
-Cierto, entonces vayamos por el camino de cantos más romos.
-No te apresures en tu elección. ¿Te has fijado por qué en un lado del camino las piedras están más desgastadas que en el otro?
-No creo que pudiera saberlo...
-La clave está en la vegetación.
-¿La vegetación? ¡Pero si los dos tienen florecillas lilas en los márgenes!
-Acércate más, ¿no notas ninguna diferencia?
-Quizá en este camino, los tallos sean más altos.
-No sólo más altos. También más recios, más gruesos, típicos de una planta leñosa, lógico si nos fijamos que se trata d emalvas. En el camino de los cantos pulidos, los márgenes están llenos de florecillas parecidas, pero se aprecia claramente que son herbáceas. ¿Podría ser que si hubiera una corriente de agua superficial, en este lado del camino, en el de las plantas herbáceas, el agua pasara con más fuerza, que en aquel? Y mira el cielo, amenaza con una gran tormenta.
-Pues vayamos por el otro entonces, por el de las piedras más puntiagudas.
-¿Esa es tu elección?¿Estás seguro?
-No
-Pues sentémonos a reflexionar. Fíjate en las sutiles diferencias. Son la clave. Te ayudaran a elegir...

jueves, 6 de marzo de 2008

La historia que se esconde tras el diagnóstico laboratorial microbiológico II: Yo lo cultivo, yo lo identifico.

Et violà! Ya está en sus quioscos de revistas científicas especializadas en el diagnóstico laboratorial veterinario, la segunda entrega de esta fascinante historia en la que los intereses económicos y la lucha por las patentes eclipsan los avances técnicos en el campo del diagnóstico. Una novela científica para todos los públicos. Para abrir boca, aqui va el comienzo:


"Si seguimos este esquema básico del diagnóstico laboratorial microbiológico, tras la primera aproximación a la muestra, se recurre al aislamiento del microorganismo en un medio sólido. En este caso, lo más habitual, es coger una o varias placas de Petri con medio sólido, muchas veces selectivo o diferencial, e inocular una pequeña cantidad de la muestra, a la cual, según su procedencia o el tipo de microorganismo del que se sospeche, se le realizará un tratamiento previo o no. En la actualidad, lo normal es adquirir estos medios ya preparados por una casa comercial. Podemos recordar que el aislamiento de colonias provenientes de un único clon, en un medio de cultivo adecuado, no fue posible hasta casi dos siglos después de la primera visualización de los microorganismos por Leeuwenhoeck.

El origen del cultivo y aislamiento de microorganismos se ha difuminado a lo largo del tiempo. Parece que Bartolomeo Bizio fue la primera persona en aislar e identificar a un microorganismo, aunque apenas se le menciona. Bizio, en el año 1823, fue uno de los encargados de investigar un brote epidémico de “pan sangrante” en Padua. El “pan sangrante” es una contaminación de los alimentos que se caracteriza por la aparición de puntos de color rojo, principalmente en hostias consagradas, con lo que se le consideraba un hecho milagroso. Bizio logra aislar estas “manchas de sangre”, que realmente eran colonias bacterianas, aunque él creyó que se trataba de un hongo, y al microorganismo responsable le dio el nombre de Serratia marcescens. Le da el nombre genérico de Serratia en honor al físico italiano Serafino Serrati, quien construyó el primer barco a vapor llamado Arno, pero cuyo mérito no fue reconocido. Para compensarle y conseguir que su nombre entrara en los anales de la ciencia, Bizio decide nombrar así al nuevo género que ha descubierto. El nombre específico de marcescens viene del latín macerado o marchitado, por la apariencia mucilaginosa de las colonias maduras. De este modo, Bizio compensa una de las muchas “injusticias” de la ciencia al honrar y dar a conocer los logros de Serrati. "

Continúa en la revista Avedila: Alba P, Álvarez S, García ME, Blanco JL. 2007. La historia que se esconde tras el diagnóstico laboratorial microbiológico II: Yo lo cultivo, yo lo identifico. Laboratorio veterinario Avedila 43: 18-23.

miércoles, 5 de marzo de 2008

la mirada...

La lluvia golpeaba los cristales, pero ella no se daba cuenta. El frío transformó las gotas de agua en granizo, y ella no oía el repicar constante sobre la ventana. Los truenos comenzaron, se hicieron ensordecedores, y los rayos estallaban iluminando el cielo durante varios segundos, pero ella no lo oía. No era importante. Ella estaba en un momento distinto, un día distinto, un lugar distinto. Ella trataba de cambiar el pasado, intentaba invocar a algo, lo que fuera, de la naturaleza que fuese, que le ayudara a enmendar aquel error. Ella no estaba sentada en el borde de su cama, ella se encontraba perdida en aquellos ojos negros que le robaron la vida. Ella estaba abandonada en algún lugar desierto, al que nadie había llegado, sabiendo que esta siendo absorbida por una fuerza extraña, poderosa, y enigmática. Ella no veía la realidad, porque no existía para ella. Nada podía existir si no era dado por aquella mirada. Nada era real si antes no lo habían visto aquellos ojos negro. Y ella se sentía felizmente atrapada y angustiosamente liberada. Sabía que necesitaba sumergirse en aquella mirada pero sabía que sería su perdición. Pero ya había entrado, la marea la rodeaba y se dejaría ahogar, porque ya lo había decidido. Porque la elección fue hecha el día que no puede cambiar, el día que le gustaría no hubiera existido, el día en el que estuvo en aquella habitación, con aquellas personas, con aquella mirada que la sedujo y la maldijo con el amor.

martes, 26 de febrero de 2008

er debate

Evidentemente, hoy esta va a ser la entrada estrella de muchos blogs. Yo sólo quería comentar mi percepción al respecto, desde el punto de vista de una jovenzuela que no tiene ni idea de política, pero basándome en el lenguaje corporal de ambos dos candidatos y sus palabras, puedo afirmar. (Por cierto, he decidido tutearlos, porque ya que se tomaron tantas familiaridades anoche con todos... pues hemos de recompensarlos):
-Que no tienen ni idea, ninguno de los dos de economía (gracias al cielo ambos cuentan con sendos "expertos"). Jose Luis hablaba de la posición económica de España una y otra y otra vez y Mariano de porcentajes que no sabía trasladar a la realidad.
- Que no tienen ni idea de política exterior: todo el bloque lo utilizaron para hablar de ETA. A lo mejor deberían haber mencionado el papel actual del ejército y del ministerio de defensa, España en el contexto de la UE, las relaciones con Estados Unidos, las relaciones con América Latina, la deuda externa, las medidas que el Estado ha tomado o pretende tomar con respecto a la posibilidad de que existan armas de destrucción masiva pululando por el mundo, China como potencia económica emergente,...
- Que no tienen ni idea del problema de la vivienda, bueno, creo que de eso si saben bastante pero prefieren ocultarlo. Por favor, que alguien me explique cuál es la seriedad de mostrar gráficas en las que no aparece ni escala en los ejes de x e y, y no molestarse en explicarlas.
- Que no tinen ni idea de investigación y desarrollo: ¡el gran reto del siglo XXI! El problema es que en el siglo pasado también era el gran desafío del siglo XX, y como no nos pongamos las pilas también será la gran expectativa del siglo XXII. Es posible que Jose Luis tenga una idea mejor de que sin avances científicos España se va a ir al carajo, pero en la práctica ambos se quedan viéndolas venir porque no se aplican planes efectivos para quitarnos el complejo. (NOTA: los investigadores españoles están muy bien valorados en el mundo, cuando se van a trabajar fuera. ¿Sabeis por qué? Porque están tan acostumbrados a trabajar con casi ná que cuando se encuentran con laboratorios bien dotados, les sobra el tiempo, porque de repente ya no tienen que ingeniar como hacer el experimento con clips y chicles. De hecho, estoy casi convencida de que MacGuiver está basado en un científico español)
-Que de educación no tienen ni idea, y no puedo decir más porque ellos tampoco lo hicieron.
- Que parece que lo único que les importa es el terrorismo, concretamente ETA. Vale, es un problemón el hecho de que unos tipos enmascarados anden por ahí haciéndo lo que les viene en gana, pero es más que una preocupación de trabajo. Ayer se vió que es algo super personal, de hecho Jose Luis se enfadó con el ensañamiento de Mariano y Mariano con las continuas alusiones del 11-M.
-Con respecto a las políticas sociales, he de reconocer que, afortunadamnete, cada uno mostró su ideología. Por suerte piensan distinto, auque no comulgue con niguno de ellos, me gusta ver que los candidatos con más probabilidades de ganar no son clones. Pero quizá a Mariano se le vio demasiado el plumero buscando el voto de los que convocan manifestaciones contra la inmigración, aunque por lo menos fue una propuesta de futuro (¿la única?), y es de sobra conocido que las leyes de Jose Luis son parches a los problemas, y que si de verdad se pretende fomentar la natalidad, promover el alquiler, devolver dinero al contribuyente,... se deben acometer reformas que afecten a la estructura de la sociedad del bienestar.
- Que de historia reciente de España saben mogollón, porque aprovecharon cada minuto para meter una pullita o dos sobre el pasado.
- Del bonobús no voy a hablar porque ya está trillado. Ni de la falta de diálogo. Ni de la poca capacidad de escucha, ni de la falta de propuestas...Pero de lo que no puedo evitar comentar son las conclusiones de ambos candidatos: ¡Exkiusmy! Yo creí que las conclusiones de algo versan sobre ese algo, pues no. Las conclusiones de algo es sacar un papelito con un texto, que no tiene nada que ver con lo dicho hasta el momento. Lo que hicieron es escribir la conclusión antes de. Vamos, como si te vas de vacaciones y resultan desastrosas porque se te pierden las maletas, el ascensor del hotel está estropeado y tu habitación es la del ático, la comida tiene tierra y/o bichos a elegir, los oriundos te echan de la playa, los mosquitos te acribillan, te roban las tarjetas,... pero como ya has decidido antes de irte que iban a ser las vacaciones más maravillosas de tu vida, les cuentas a la familia y amigos que fueron geniales y que volverías sin dudarlo. Eso es lo que hicieron, ni más ni menos. Por lo menos Jose Luis tuvo la decencia de hacer algo neutro y para una capacidad intelectual media, pero lo de Mariano...estaba dirigido a los niños de la casa.

jueves, 21 de febrero de 2008

Estado de miedo

He aqui una versión completa (de los dos 1ºs capítulos) y by the face del libro Estado de miedo, de Michael Crichton. Es un libro trepidante sobre el cambio climático. Aunque realmente el autor hace de abogado del diablo haciendo que los buenos no paren de soltar referencias científicas que desmientan el efecto global, aunque en el fondo, son ellos los que abogan por medidas "de sentido común y más eficaces" para frenar este problemilla. Hace poco leí una entrevista de uu economista que aseguraba que existen medidas más baratas y más eficaces para abordar el cambio climático, que el Protocolo de Kioto. En realidad, creo que lo que la novela nos transmite es: "¡Si! ¡Hay un problema! Pero no exageremos, no dejemos que la tormenta informativa bajo la que nos escondemos, ni las necesidades de uno u otro partido político, nos enturbien el juicio. Hay que ser conscientes de la situación real, y de los peligros que conlleva: ni exagerarlos, ni minimizarlos. "
Desde mi punto de vista, la historia de la vida tiene cierto ejemplos en los que grandes perturbaciones en el medio ambiente provocan una extinción masiva, siendo estas perturbaciones causadas tanto por el medio físico (ej. la glaciación) o por la actividad de los seres vivos (ej. el aumento exponencial de oxígeno, letal para los primeros pobladores terrestres). Por tanto, considero que si somos evolutivamente aptos, la especie humana se enfrentará a este contratiempo, sino nos extinguiremos y las cucarachas heredadán la tierra. Pero no creo que la vida se termine, simplemente cambiará la biodiversidad.

Pero aquí va el libro, sólo con una pega, it is in English, but is enough good to try read it.


Browse Inside this book
Get this for your site