jueves, 4 de diciembre de 2008

Y sin embargo, los árboles seguían floreciendo, los pájaros cantando y los minutos pasando.

1 comentario:

Ana María Fuster dijo...

es el tiempo de la palabra...