domingo, 30 de marzo de 2008

El Gran Desahogo

Gritaban las gentes que paseaban. Gritaban los niños. Gritaban los ancianos. Gritaban las ejecutivas de alto nivel y gritaban los amos de casa. Chillaban, se desgañitaban, gritaban. Sus voces se elevaban al cielo y se infiltraban en el subsuelo. El estruendo de aquellas voces, estridentes unas, y templadas otras, se escuchaba en todas las ciudades del mundo y del extramundo. Y los habitantes de aquellos lugares los imitaron. El grito se fue volviendo uniforme hasta que por unos segundos, las ondas generadas por aquellas gargantas forzadas formaron un nuevo estrato en la atmósfera. Los animales gritaron. Las plantas gritaron. Los hongos gritaron. Y los protozoos y las eubacterias y las arqueobacterias gritaron. Y Pangea unió su voz a aquel estallido de rabia contenida, de miedo, de dolor, de frustación, de impotencia...

“Se formó un caos horroroso” dirían después los miedosos. “No siempre se pueden obrar milagros, pero había que intentarlo”, expresarían los pragmáticos. “El dolor nos hizo estallar en este lamento común”, explicarían los sentimentales.

Y más tarde, todos los seres racionales intentarían encontrar la causa de aquel momento de locura global, como lo llamaron los dirigentes, o del Gran Desahogo, como empezaba a denominarse en los pueblos y ciudades. Los sacerdotes y guías espirituales de todas las religiones vieron la mano de Dios en aquello, el Lamento de Dios, dijeron. Para los ecologistas fue el llanto de la Madre Tierra. Los psicólogos lo atribuyeron al estrés y los psiquiatras a un fallo neuronal pandémico idiopático.

En realidad nadie sabía como comenzó el grito común, ni porqué. Nadie lo sabía y a nadie le importaba porque todos se unían a él. Todos liberaban sus mentes y sus corazones clamando por ellos, o por los otros, o por los de más allá. Los unos y los otros se desahogaban, aligeraban la carga. Todos creían necesario alzar la voz, ¿alguno escuchaba?

Dedicado a Eli.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

NO SE SI LLEGARE ALGUNA VEZ A ENTENDER LO QUE PASA POR TU CABEZA, PERO ANTES DE LEER LA DEDICATORIA DE ESTE TEXTO SABÍA DE QUIEN HABLABAS.(MARÍA)

patty difusa dijo...

Me ha gustado muchísimo el relato, sobre todo la forma en la que lo has terminado ¿alguien escuchaba?.

PAA dijo...

gracias!!
me alegro de q os guste!
me sentí muy orgullosa cuando lo escribí, pero al releerlo no sabía si dejarlo en el blog o no!

Raquel G P dijo...

Madre mía, ¿cómo se te ha ocurrido eso? xD. Podríamos provocar unos cuantos terremotos jeje, pero nos quedaríamos bien deshaogados. Dios podría ser quien escuchara a esa gente, y creo que tal y como está el mundo de loco es él el que debería gritar para que se oyera en todo el universo.
Bueno, a mi también me ha gustado. xD