jueves, 20 de marzo de 2008

La encrucijada II

-Maestro, no lo sé, creo que no estoy preparado para tomar la decisión. Quizá debería decidirlo usted, pues es más sabio y ya conoce el camino...
-Es cierto, conozco el camino, y si te soy sincero, en algunos de mis viajes he tomado un camino y en otros, he tomado el otro, y siempre he llegado a mi destino.
-Entonces, ¿Cuál es la importancia del camino? Tiremos una moneda al aire y que decida el azar.
-Si estás dispuesto a dejar tu vida en manos de una moneda, lánzala. Será tu decisión, y por tanto, será la decisión acertada. Pero ya tienes todos los elementos que necesitas para elegir: el clima, el tipo de camino, las posibles complicaciones y el destino, ¿porque jugar con la suerte cuando no lo necesitas?
-Pero maestro... ¿y si me equivoco?
-No te equivocarás.
-Pero si me equivoco nos destrozaremos los pies, o quedaremos atrapados por el barro o nos asaltarán los forajidos, o...
-o permaneceremos en esta encrucijada por el resto de nuestras vidas. No te vas a equivocar porque escojas el camino que elijas, llegaremos a nuestro destino, más pronto o más tarde, pero llegaremos. Y si acaso no fuera el más correcto, aprenderás del error y la próxima vez que llegues a este punto del camino, sabrás hacia donde dirigirte.
-¿Y es necesario que elija ahora? Si esperamos algunas horas, nos aseguraremos de que no llueva y sabré cuál es el camino adecuado.
-¿No te lo dije? Recuerdo claramente que las instrucciones que te dí antes de emprender el viaje fueron que era necesario llegar a nuestro destino antes de que pasaran dos noches. Y te recuerdo que tardaremos más o menos según el camino que escojamos.
-Cierto. Vayamos por éste.
- ¿Seguro?
-No. Espera... sí. Por éste. Creo que es el mejor camino.
-¿Seguro?
-Sí. Hace un rato comenzó a soplar el viento, lo que ha desplazado parcialmente a las nubes. Podemos ir por el de los cantos rodados porque aunque llueva, no será por mucho tiempo, además creo que en su dirección he escuchado el murmullo de un río que al menos encauzará en agua, si se produce una inundación.
-Estupendo. Avancemos. A la vuelta volveremos por el otro sendero, y tu me dirás si has errado en tu decisión o no.

3 comentarios:

PAA dijo...

Lo prometido era deuda. Al final no ha salido como me esperaba pero es que los personajes toman sus propias decisiones...
¡Espero que os guste!

Raquel G P dijo...

¡Sí que me gusta! xD Es verdad, hagas lo que hagas tu destino ya esta fijado. Ahora tenemos que leer qué pasa cuando vuelven. Con eso que dicen en el otro post de que el camino más dificil es el que da mejores resultados estoy muy de acuerdo, es como en mi carrera, cuanto mas estudie mejor futuro tendré. Y lo del camino me recuerda a esos versiculos de Mateo 7 "Entrad por la puerta estrecha: porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella. Porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan."

patty difusa dijo...

Buenas!!!
Me encanta como ha quedado. Eso de que llegas siempre al mismo punto pero la enseñanza es distinta elijas el camino que elijas,... Me plantea una duda, las experiencias que tenemos en la vida son las que nos hacen como somos, de esta forma, la vida sería siempre la misma pero los que cambiaríamos seríamos nosotros ¿no?. En fins, que me lío.
Ya nos contarás que pasa a la vuelta.