miércoles, 24 de septiembre de 2008

Independizarse: Su primera casa

El documental que vereis a continuación, nos describe con lujo de detalle un aspecto de la vida de los jóvenes altamente desconocido y azaroso: la solución habitacional, comúnmente denominado: vivienda o casa o chabolo o kelly o ...
El director y guionista, que recordarán de otros videos como el video promocional de la 6ª Clásica al cerro o de la mini-serie de animación Goru-Goru, se centra esta vez en la primera vivienda de un joven, describiendo con todo lujo de detalles la recién estrenada morada, como metáfora elaborada y elevada del sentido de la vida, de las necesidades autocreadas y el hiperrealismo y subrrealismo con el que los medios acosan nuestras frágiles mentes.
Protagonizada por un joven actor que podría figurar entre las promesas del cine español, este documental nos introduce en un mundo complejo, y a menudo terrorífico: independizarse.

Guión, Dirección, y Protagonización por Claudio. Le agradezco encarecidamente que me haya dado permiso para mostrar su documental al mundo. Gracias también a las apariciones estelares de "los amigos".


video

miércoles, 17 de septiembre de 2008

una tarde de junio

Tu sudor se desliza por la curva de mi cadera hasta nuestros ombligos, con un breve cosquilleo que me hacía temblar...
La luz se coslaba por las rendijas de la persiana, desencajada, que caía de cualquier manera sobre el alfeizar...
Tus ojos inquietos encontraban estímulo en cualquier detalle y mis ojos ansiosos no eran capaces de barcar aquella pequeña habitación de 6 metros cuadrados...
Fuera, en el jardín, un grupo de abandonados periquitos clamaban en un canto maestral entonado en nuestro honor...
Dentro, en el cuarto, la música provenía de nuestros alientos mezclados y las sonrisas que nos dedicabamos, ahora amorosas, ahora traviesas, ahora sensuales, ahora cariñosas, ahora...
Las manecillas, detenidas, de ese viejo reloj, nos apuraban a detenernos y exprimir los segundos que no podríamos agotar, que seguirían en nosotros, siempre, durante el rato eterno, en el que nuestras manos permanecieran entrelazadas, como en aquella tarde de junio...

martes, 9 de septiembre de 2008

It's better to burn out than to fade away.

It's better to burn out than to fade away (Es mejor quemarse que desaparecer) Neil Young.

Hace poco leí esta frase. Era citada por un importante centro de investigación bioinformática europeo, cuando enumeraba las cualidades que deben tener sus estudiantes de doctorado, como conclusión final. Es mejor quemarse que desaparecer...desaparecer en el olvido. Se refiere a lo duro que tienen que trabajar los investigadores para hacer algo de provecho, las horas al día que deben trabajar, los fines de semana que tienen que invertir, las horas de sueño que olvidar,... hasta estar quemado (en el sentido figurado que usamos en español), y decían que si no estás dispuesto, pues que lo más seguro es que no tuvieras vocación.
Nada más entender su significado, fui a averiguar quien era Neil Young, y según wikipedia es un músico canadiense y director de cine (sí, soy una inculta musical, lo reconozco), que debe ser muy bueno y super famoso. Y como ha conseguido esa fama y esa calidad musical, pues siguiendo su frase (imagino), es mejor quemarte que desaparecer, asi que el hombre se ha volcado en su música y lo ha logrado...
Esta frase se podría aplicar a todos los ámbitos, pero en ciencia, si no lo aplicas no eres capaz de descifrar tus resultados (y aún aplicándolo es dificultoso) y si lo aplicas, vete despidiendo de tu vida...
Personalmente, no creo que sea una elección, si te gusta lo que haces, inconscientemente te vuelcas en ello y gastas las horas y energía que sea necesario, pero como sea algo sin importancia para ti, pasarás por esa faceta de tu vida sin pena ni gloria. Cuando leí la frase me molestó, ¿por qué? Porque me provocó angustia pensar en el sacrificio psicológico que puede suponer, pero a medida que pienso en ella, que le doy vueltas, no la veo tan descabellada. Es, qizá, el precio de la fama o del logro personal.

lunes, 8 de septiembre de 2008

Adios

Justo ahora.
En este momento. En este lugar. Ahora.
Justo ahora.
El viento agita las ramas,
cimbreantes sonajeros verde-amarillentos.
Justo en este momento.
Cuando el naranja del ocaso se torna
magenta y las sombras te envuelven.
Justo en este lugar.
Donde las calles se cruzan
y los balcones observan tras las rejas.
Justo ahora.
Te digo adios, me despido.
Ahora. Adios.