jueves, 8 de enero de 2009

Conciertazo de Lucas

La noche de ayer fue mágica, desde el momento en el que Lucas saltó al escenario de la sala Galileo Galilei, en Madrid. Era la presentación de su disco "Palo al agua". Empezó con un chorro de energía y fuerza con "Cada día", una canción muy positiva publicada en este blog anteriormente. Junto a él: Paul al bajo, Miquel a la batería y Piroska al chelo, le acompañaron durante casi todo el concierto dotando de una nueva luz a las de por sí, luminosas letras de Lucas. Al igual que el sonido del acordeón de Alexis, que casó a la perfección con las composiciones argentinas ("Amigo"; "Por tus huesos") y algunas no tan lejanas. Y quiero recalcar que los músicos que acompañaron al cantautor madrileño tuvieron mucho peso en el éxito de la actuación de Lucas, pues para mi, su interpretación fue excepcional, porque en todo momento se ajustaron a la melodía, formando parte de ella, como si siempre hubieran estado formando parte de la magia de las canciones.

Para los coros, supo rodearse de increibles voces, primero la de Patricia Durán en "Qué sentido tiene" y "Amigo" dotándolas de calidez femenina gracias y luego con Guillermo, que en "Agua" y "Me acordé de ti" les devolvió las frescura de esos primeros conciertos en los que ambos cantautores compartían escenario. Volver a escuchar a Lucas y a Guillermo juntos, la voz grave y potente del primero junto, a la más aguda y eterea del segundo fue como viajar en el tiempo y volver a aquellos antiguos conciertos en el Buho. Aunque las canciones fueron escritas hace años y han sido interpretadas una y otra vez, anoche sonaron como si hubieran sido escritas expresamente para aquel concierto de amigos.


El hit de Lucas: "Este corazón" recaudó muchos aplausos junto con otros de sus temazos como la ya mencionada "Amigo" o sus canciones más irreverentes (o de risas) "No, un músico no por favor" y "Felicita", esta última interpretada junto al también cantautor Marwan.


En los bises se desató la fiesta y la euforia encima del escenario del Galileo Galilei, pues "A menudo" la cantó acompañado de Marwan y Miki (Mr Kilombo) y para la última, "Devuélveme los besos" convocó a todos los cantautores de la sala, con lo que contó con un coro de excepción (Patricia, Guillermo, Marwan, Miki, Rash y Montoto) que bailaban, saltaban y gritaban al ritmo de la genial interpretación de Lucas.

Y Lucas genial, impresionante, brutal, fue en todo momento el dueño del escenario. Al principio intentó mantener las formas, pero luego se dejó llevar y mostró al tio cercano que canta en garitos minúsculos e interacciona con el público. Se notaba que estaba disfrutando del momento y supo transmitirlo al público. Además, la gran interpretación de las canciones, que salvo un pequeño olvido, estuvo a la altura de las circunstacias, sin titubeos, con una vocalización clara y un chorro de voz potente, combinado estratégicamente el susurro y el grito.

Personalmente, fue un golpe de vitalidad, un subidón de energía y buen rollo. Aunque creo que fue una experiencia colectiva (orgasmo global que he leido en un comentario a Lucas), pues todo el mundo estaba feliz, con ganas de más, cuando terminó la actuación-espectáculo. Fue un lujo asistir. Y ahora la tarea pendiente: comprar el disco, "Palo al agua" de Lucas, que os recomiendo a todos.
Foto tomada de: http://www.myspace.com/lucasfree donde también podeis escuchar alguno de sus temas.

2 comentarios:

Sonia dijo...

Me ha encantado tu cuento que tienes en un blog que se llama la condena. Sigue así.
Sonia

PAA dijo...

Gracias Sonia